En idioma joven: nueva estrategia comunicativa de la UJC

  




Lázaro Arias Yusta - Un grupo de comunicación de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) ha presentado en todo el país una nueva estrategia comunicativa para jóvenes y adolescentes cubanos.
En la sede provincial de la organización en Villa Clara la psicóloga del grupo Arianna Márquez expuso ante algunos miembros del secretariado de la UJC y la prensa esta nueva forma de proyectarse a los jóvenes a través de sus expectativas y aspiraciones.
Señaló además como aspectos principales del nuevo plan que pretende suceder en los nuevos escenarios a la “Estrategia de Comunicación para los lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución” del 2012: promover la inserción de la juventud en la vida sociopolítica del país, la familia como clave en la formación de valores y la identificación de los jóvenes con el proceso revolucionario.




La estrategia surge a partir de estudios y encuestas realizadas por el Instituto de Investigaciones Culturales «Juan Marinello», el Centro de Investigaciones Sociales del ICRT, Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas, el Centro de Estudios de Población y Desarrollo (CEPDE) de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), explicó Arianna.
Con el eslogan “vamos por todo” ahondará en los resultados arrojados y de allí se proyectará la nueva estrategia llamada a multiplicarse en cada provincia, en cada municipio y en cada joven a partir de las posibilidades de cada territorio.
Para llevarla a la práctica se seguirán una línea de mensajes educativos que buscará reflejar el protagonismo de la juventud en nuestra sociedad a los medios de comunicación masiva, a las redes sociales y la web con el uso de las TICS, haciendo uso de una línea de mensaje positivo hacia el proceso revolucionario.

La encuesta

Sin entrar en muchos detalles y números específicos trascurrió la reunión, pero la IV Encuesta Nacional de Juventud elaborada por el CESJ y el Centro de Estudios de Población y Desarrollo (CEPDE) de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) habló por si misma.
En estos estudios se utilizaron variables en la muestra de jóvenes y adolescentes como la disponibilidad de vivienda, empleo, recreación, características económicas, identidad nacional, voluntad de emigración, proyectos sociales, educación, entre otros acápites que arrojaron resultados preocupantes en cuanto a satisfacción y estabilidad económica de la juventud cubana.
Solo el 1% de la muestra estudiada vive independientemente, un 53,1% valora las condiciones constructivas de su vivienda entre regulares y malas, más del 40% no poseen una habitación propia o condiciones apropiadas de privacidad y a medida que las edades avanzan la percepción hacia las garantías que ofrece Estado cubano disminuyen.
También, la tendencia de la encuesta apunta que la mayoría se siente insatisfecho con su situación económica y los que trabajan presenta mayor descontento. Los resultados perciben un alto índice de aspiraciones de viajar al exterior ya sea para la realización profesional o conocer otras culturas con énfasis en los capitalinos y los desocupados. Las valoraciones para el Poder Popular, la UJC y la FEU no son positivas. Nada que sorprenda, pero mucho para analizar.
Como positivas podemos señalar que el 95,7% de los jóvenes manifestaron sentirse orgullosos de ser cubanos, las aspiraciones de superación profesional constituyen una prioridad en cuánto a la esfera educativa y el Partido Comunista de Cuba resulta la organización mejor valorada.
Arianna citó el ejemplo de los jóvenes periodistas: “como podemos aspirar a que jóvenes periodistas sean portadores de un mensaje positivo hacia la sociedad cubana si cuando se gradúan el salario no les alcanza para llevar adelante su vida de forma independiente. “Esta estrategia es solo el comienzo, ahora, vamos por todo”.
Tampoco se puede convertir en una estrategia sin retroalimentación. Ajena a crear espacios de diálogos, de debate político real, de inconformidades, de análisis, en busca de educar la conciencia crítica de generaciones cada vez más apolíticas y enajenadas de la realidad.

Contratiempos

Liliana Sierra y Yoel Padrón discutiendo sobre algunos puntos de la estrategia

Los presentes quedaron encantados con esta fresca estrategia que tributará sin duda a la participación en nuevos espacios de lucha mediática en los que llevan ventaja por muchos años los llamados “enemigos de la Revolución”.
La jefa del grupo de comunicación Liliana Sierra, luego de explicar las actividades y campañas publicitarias previstas para el aniversario 55 de la UJC, llamó a las autoridades de la organización a establecer por esfuerzos propios alternativas como pancartas, almanaques, camisetas, etc.
El Jefe del Departamento Político de la organización de juventudes comunistas Yoel Padrón no tardó en poner las cartas sobre la mesa y abrirles los ojos a aquellas muchachas que trajeron aquellas singulares propuestas.
“Ustedes sabe que siempre Villa Clara ha dado el paso al frente en toda tarea, no por gusto Fidel así lo reconoció. Pero, cada vez que hay una campaña nueva dependemos de organismo a la hora de imprimir artículos que hay pagar en moneda convertible”, argumentó Yoel.

Algunos artículos promocionales de la campaña 50 + 5 de laUJC
 
Aclaró que no estaban rogando por un presupuesto mayor, “solo vamos a depender de ustedes para los suvenires de la campaña”. Ojalá y no quedara en palabras esta estrategia y condujera a que la UJC ocupe el lugar que pretende la organización en todo joven cubano.
El político del municipio de Santa Clara de la UJC Alexis Pérez Batista, presente en la sala de conferencias puso el ejemplo de la Universidad Central “Marta Abreu” de las Villas de donde fuera secretario hasta septiembre de 2016, de lo mucho que se ha hecho con poco, “pero hoy todo cuesta dinero”.
La UJC urge de materializar esta nueva política comunicativa si quiere proyectarse de otra manera hacia el público joven y llegar a aquellos incrédulos o ignorantes de su trabajo con la juventud cubana. A juzgar por el panorama erigido por las encuestas le espera mucho trabajo en pos de este objetivo.
No parece sencillo implementar una estrategia sujeta a choques burocráticos y disponibilidad de recursos. Si produce o no el efecto esperado lo dirá el futuro, el arduo trabajo de cada comité de base con sus integrantes, la forma de proyectar su doctrina a los jóvenes y la capacidad para sacar todo ese contenido de diapositivas, documentos institucionales en exceso optimistas y trasladarlos a la práctica.
No hoy, desde hace unos cuántos años ya la tendencia apunta a la ignorancia y el menosprecio al trabajo de estas organizaciones de masas que laboran directamente con una materia prima primordial: la juventud. 
No hoy, desde siempre, para desarticular un sistema político desde adentro los agentes externos enfilan fuerzas en la mentalidad de este sensible segmento de la población.  
El ataque a cuestiones de vida objetivas será inevitable pues la brecha económica en Cuba se lo permite. Por eso no es tarea solo de la UJC, de hoy, de una campaña comunicativa o de unos años; debe ser tarea de siempre, de todos. 
Sí, comenzará por lo ideológico, pero si no se extiende más allá, al plano de abrir oportunidades reales y objetivas (vivienda, empleo, salario, garantías económicas) la próxima encuesta reflejará los mismos resultados y todo esfuerzo habrá sido en vano.  

Comentarios